img-home-ponentes

Bienvenido Sielva: En la consultoría tecnológica para los procesos de transformación digital hay que huir del “siempre lo hemos hecho así”

Belike es, sin duda, una de las empresas más vanguardistas de nuestro país en el ámbito del desarrollo de software. Su experiencia y proyección internacional la posiciona como un player tecnológico de referencia en diferentes áreas, pero queremos destacar su gran apuesta por la logística aplicada al sector portuario. Belike es, de nuevo, empresa patrocinadora del Foro Emergentes y su CEO, Bienvenido Sielva, dará una conferencia sobre cómo es la consultoría tecnológica hoy en día.

La joven historia de Belike va íntimamente ligada a la reciente historia de la transformación digital de las empresas. Su primer encargo fue reescribir el software para una de las plataformas más conocidas de la multinacional American Express y, desde entonces, no ha parado de crecer, anotando un espectacular aumento del 50% en los tres últimos ejercicios. Para 2019, la previsión de facturación es de 1,5 millones de euros. La empresa se fundó en Valencia en 2013 y actualmente cuenta con 22 personas en plantilla.

Pero Belike no solo ha crecido en volumen, también ha evolucionado en su visión del negocio y del sector. En esta interesante y extensa entrevista, Bienvenido Sielva, CEO y cofundador, nos habla de los proyectos actuales de Belike, del momento actual de implantación del cloud en las empresas, de la industria española, y también nos da consejos para abordar mercados internacionales.

Su conferencia en Emergentes 2019 se titula “Descubre tu otra mirada”. ¿Qué mensaje quiere transmitir?

“Nosotros históricamente hemos huido de la palabra consultoría porque, antes de existir Belike, veníamos de ella y no nos gustaba cómo se hacían las cosas. Queríamos hacerlas de distinta forma y la palabra consultoría era casi un tabú en nuestra organización. Seis años después de nuestra creación, empezamos a decir que somos consultores tecnológicos. El porqué de este “cambio” es el origen de la conferencia “Descubre tu otra mirada”. Por nuestra experiencia, podemos afirmar que los proyectos de transformación digital que tienen éxito van acompañados de una consultoría tecnológica diferente, lejos de los modelos de consultoría tradicionales. Hay que huir del “esto siempre lo hemos hecho así”. Debemos ir hacia una consultoría donde conocer el negocio del cliente es primordial, y donde la cercanía, la agilidad, la flexibilidad y la eficiencia son claves para el éxito de los proyectos de implantación tecnológica, en un proceso de transformación digital. En la conferencia queremos contar nuestra experiencia y aprendizaje acerca de la manera más efectiva de abordar un proyecto de transformación digital dentro de una organización, sobre todo, mostrando la evolución que ha habido desde una consultoría clásica a una actual, y estableciendo paralelismos con ejemplos reales”.

Belike es, de nuevo, empresa patrocinadora de Emergentes. ¿Qué les motiva de este Congreso para volver a darle su apoyo?

“El año pasado nos gustó cómo se había organizado y nos pareció un buen foro donde poder darnos a conocer e intentar aportar nuestro granito de arena a la industria española. Creemos que es un buen lugar para que las organizaciones que estén en un proceso de transformación digital o tengan pensado estar, nos puedan conocer y ayudarles en su camino con nuestra experiencia”.

Logística portuaria

En 2018, Belike consiguió el contrato de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) para desarrollar su nueva plataforma Port Community System (PCS). ¿Qué ha supuesto para Belike esta adjudicación?

“La principal aportación que ha supuesto este proyecto para Belike ha sido la incorporación de toneladas de know-how del mundo logístico portuario a nuestro equipo. Este sector es, sin duda, uno de los principales de la economía, no solo nacional. Es un sector importantísimo en todo el mundo. Hace unos años nos dimos cuenta de esto y queríamos posicionarnos como un player tecnológico de referencia en el sector. Este proyecto está siendo parte del camino. En la actualidad, además de trabajar en el proyecto de la APV, estamos también construyendo aplicaciones para otras grandes empresas privadas del sector. Por tanto, no podemos estar más contentos con la consecución de nuestros objetivos”.

También se han trasladado al espacio de trabajo GoHub. ¿Qué ha supuesto este cambio de ubicación?

“Ha supuesto varias cosas. La primera ha sido el refuerzo de una alianza con Global Omnium, uno de nuestros principales clientes. Pero, sobre todo, ha significado conocer a muchas otras startups y empresas consolidadas con las que compartimos espacio. Aportar conocimiento con nuestra experiencia y aprender de otros grandes emprendedores, quizás haya sido lo más gratificante”.

Otro de los grandes proyectos en los que Belike está trabajando es en la adaptación del software de la oficina de propiedad intelectual del Reino Unido al nuevo escenario tras Brexit. ¿Cómo definiría este proyecto y qué les puede aportar a nivel de conocimiento?

“Este proyecto supuso un reto para nosotros por muchos motivos. El principal fue la responsabilidad de tener que aportar soluciones tecnológicas complejas en un marco temporal estricto y muy acotado. De hecho, el proyecto finalizó en fechas para la primera fecha oficial que existió de Brexit. Después, los acontecimientos han hecho que este evento no haya ocurrido todavía, pero lo cierto es que la IPO (Intellectual Property Office) estuvo preparada para cumplir con las fechas originales. A nivel de conocimiento, ha sido una experiencia más a sumar en nuestro haber y a nivel de oportunidades ha supuesto que un cliente internacional de ese calado nos conozca para poder tenernos en cuenta en sus proyectos de desarrollo de software. De hecho, al primer proyecto de adaptación a Brexit le siguió un nuevo servicio de desarrollo para la modernización de aplicaciones”.

Experiencia internacional

Belike ya acumula una exitosa experiencia internacional. ¿Qué aconsejaría a las empresas de su sector que quieran traspasar nuestras fronteras?

“La verdad es que no es nada sencillo. El primer consejo que puedo darles es que, antes de plantearse ofrecer servicios en el extranjero, tengan esos servicios muy bien consolidados en el mercado nacional. Y me refiero más al aspecto operativo del servicio que al puramente comercial. En nuestro caso, tuvimos suerte de que nuestro primer cliente fuera extranjero. Tuvimos que programar aplicaciones en coordinación con equipos de Irlanda, USA e India, y con cada uno de ellos tuvimos que adaptar nuestra forma de comunicarnos. Entonces nos dimos cuenta del reto que supone trabajar en remoto, con varios equipos de distintas nacionalidades y con el problema añadido del idioma. Cuando finalizó teníamos un montón de experiencia y también nos dimos cuenta de que antes de salir a “buscar” nuevas oportunidades en el extranjero, debíamos reforzar nuestras operaciones y, para ello, el mejor sitio era con clientes nacionales. Otro consejo es conocer muy bien el mercado al que quieres optar y, por supuesto, tener a alguna persona o empresa de referencia en el país de destino. Buscar por Google no es suficiente; consultar a alguien con experiencia en el país y, mucho mejor, disponer de algún tipo de alianza con algún proveedor del mercado destino ayuda y mucho”.

¿Podemos afirmar que Belike vive su mejor momento desde su fundación en 2013?

“Es curioso, porque todos los finales de año, cuando hacemos retrospectiva del año, siempre pensamos que todo ha ido genial y que vivimos nuestro mejor momento. Desde nuestra fundación, hemos tenido la suerte de crecer de manera continua y a un ritmo de más del 50% anual en los últimos tres años, con lo que podemos afirmar que vivimos un muy buen momento, aunque todavía estamos lejos de nuestras expectativas. Cada año aprendemos de nosotros mismos y de nuestro entorno. Nuestra estrategia siempre ha sido la misma, consolidar cuentas, aportando cada vez mayor valor a nuestros clientes para que se sientan cómodos con nosotros. Siempre hemos preferido tener menos clientes, pero cuidarlos muy bien. Esto hace que el crecimiento sea más sostenido, pero mucho más seguro. Además de nuestra actividad comercial en España, este año tenemos abiertas varias oportunidades en Irlanda, lo que supone seguir apostando por el mercado nacional pero, a la vez, explorar nuevos horizontes fuera de nuestras fronteras”.

Cloud

¿Está la tecnología cloud completamente asimilada e implantada en la mayoría de las empresas españolas?

“Pues siento decir que no, todavía hay un elevado número de empresas, de tamaño considerable, que siguen en un modelo tradicional puro en cuanto al aprovisionamiento de infraestructura de sistemas. Lo que sí ha cambiado en los últimos años es que, aunque no tengan un modelo Cloud instaurado dentro de sus sistemas, sí que son más o menos conscientes de las ventajas de la computación en la nube y, de alguna manera u otra, el Cloud está en su roadmap de proyectos, o por lo menos en su “lista de deseos”. La lista de ventajas de la utilización del Cloud frente al aprovisionamiento de hardware y software más tradicional es tan abrumadora que pocos son ya los directores de sistemas (o puestos similares) que no tienen claro que la nube es un “must” dentro de sus planes de sistemas. En este aspecto, las dudas son más de cuándo y con quién lo hago, que el hecho en sí de incluir el Cloud como una parte más de sus activos informáticos”.

¿Desde su punto de vista, qué tecnologías habilitadoras serán las próximas en normalizarse dentro del sector industrial?

“Contestar a esto es muy complejo, sobre todo, porque, desde mi punto de vista, las tecnologías habilitadoras no se deben ver como una “paleta de componentes” para elegir y transformar nuestra industria. Mi visión es que hay cuatro tecnologías que encajan perfectamente en cualquier industria y que son “obligadas” en un proceso de transformación digital en la industria, o industria 4.0, y que, por tanto, estoy seguro serán las primeras en normalizarse. El cloud como tecnología “bastidor” que soporte los sistemas de información. El IoT como principal recolector de información en una industria; si en algún sitio cabe y se necesita el IoT es en las organizaciones industriales. La tercera sería el Big Data, como objetivo deseable para cualquier industria que plantee su transformación. Y finalizaría con el Machine Learning, que es una de esas “olvidadas” en los gráficos de Industria 4.0 que puedes encontrar en Google y que, en mi humilde opinión, no tiene nada que ver con el Big Data, en contra de lo que puedan pensar muchas personas”.

Formación

Como empresario pionero en transformación digital en nuestro país, ¿considera una ventaja competitiva y un acierto que los jóvenes ingenieros/as se formen específicamente en industria 4.0?

“Por supuesto. Pero creo que en este aspecto todavía queda un largo camino por recorrer. Encontrar una formación horizontal que ofrezca contenidos de calidad y con suficiente profundidad a los alumnos es bastante difícil. Esto suele ocurrir con todas las modas, en las que todo el mundo se quiere subir a la ola, pero no todos tienen la capacidad de hacerlo. Además de la oferta formativa, sería necesario que las empresas apostaran más por la formación en esta materia. La formación es necesaria pero no suficiente; son las empresas las que tienen que crear el ambiente que permita que los estudiantes puedan practicar y desarrollar sus conocimientos en un entorno real. Es ahí donde pienso que todavía tenemos un largo camino por recorrer”.

¿Puede España situar su industria a la vanguardia tecnológica? ¿qué tendría que ocurrir?

“No solo pienso que pueda, pienso que debe. España es un país en el que sobra talento, la prueba la tenemos en que mucho se nos va fuera. A la pregunta de qué tendría que ocurrir, yo respondería que ya está ocurriendo. Sobre todo, está ocurriendo gracias a iniciativas como las de Eugenio Calabuig y Juan Roig, que ponen a disposición de los emprendedores las herramientas necesarias para acelerar la llegada al mercado de la tecnología y, en consecuencia, poder situar a España en el lugar que se merece. Pero también he de decir que las iniciativas de grandes empresas como las que he nombrado no son suficientes sin un apoyo real de la Administración pública y es aquí donde, sinceramente, soy mucho más pesimista”.

PATROCINADORES PLATINUM